www.bodegasargentina.com.ar - Vinos de Argentina - Vinos Finos - Vinos Tintos - Vinos Blancos - Vinos Rosados - Vinos y Arte - Vinos y Turismo

Merlot - Cabernet - Sauvignon - Pinot Noir - Sirah - Malbec - Torrontes - Chablis - Chardonnay -Cata de vinos - Enología - Sommeliers - Cavas - Bodegas Ar

Inicio
Artículos Sobre Vinos
Estudios
Shopping
Artículos con Su Logo
Juguetes
Vacaciones !!!
Vinos de Exportación - Vinos Importados - Vinos de Mendoza - Vinos de San Juan - Vinos de La Rioja - Vinos de Catamarca - Vinos de Neuquén

Elaborar Vino Artesanal Casero

Elabore sus propios vinos en casa: en 14 pasos, como elaborar un blanco o un tinto.

Elaboración de Vino Blanco

1) Escoja la variedad de uva que desea: para elaborar vinos blancos, se puede partir de uvas blancas o uvas de color. Todo el jugo de la uva es incoloro y es la película coloreada lo que transmite el color. Como en la elaboración de vinos blancos sólo se trabaja con el jugo de uva (mosto) y no con la película del grano se podrían utilizar las variedades tintas arriba mencionadas, aunque lo más aconsejable para la vinificación en blanco es trabajar sobre la base de uvas blancas. 2) Calcule la cantidad de uva blanca que necesita: tenga Usted presente que para la elaboración de vino blanco, necesitará tener en cuenta el rendimiento, o sea la relación kilos de uva / litros de vino. A grandes rasgos, se necesitan 1500 gramos de uva blanca para producir un litro de vino. De esta manera, según la cantidad de litros de vino que desee obtener, deberá calcular la cantidad de kilos de uva que le harán falta. 3) Realice el estrujado de las uvas: comience a estrujar la uva. El estrujado lo puede realizar con la ayuda de una pequeña prensa. Otra manera de realizarlo es; colocar las uvas en el interior de un tejido, de manera tal que al apretarlo con una fuerza relativamente importante, permita el colado del jugo de la uva, reteniendo en el tejido o la prensa la parte sólida del racimo. La parte sólida que queda retenida está formada por: el raspón, la película del grano de uva y la semilla. Todos estos sólidos se tiran. 4) Coloque el jugo obtenido del estrujado en una damajuana limpia: el jugo de uva (mosto), producto del estrujado se coloca en una damajuana limpia. Teniendo presente que si la capacidad de la damajuana es de 10 litros, se deben dejar vacíos tres litros. O sea que Usted sólo podrá colocar 7 litros de mosto. Si la damajuana es de 5 litros de capacidad, se deberán dejar libres 1,5 litros. O sea que le llenará con 3,5 litros de mosto. La razón fundamental del espacio vacío, es porque cuando el líquido comience a fermentar ocupará mayor volumen. 5) Coloque un antiséptico (metabisulfito de potasio): El ollejo del grano de uva, naturalmente posee una gran carga de microorganismos adheridos a él. Para que se realice la fermentación alcohólica y se transforme el azúcar del grano en el alcohol del futuro vino, hace falta la presencia de un tipo de microorganismos llamados levaduras. Para evitar la proliferación de otros organismos indeseables, se utiliza la adición de sales sulfurosas y en particular de metabisulfito de potasio. La adición de esta sal en una proporción de 100 mg/litro es suficiente para prevenir futuras alteraciones del mosto. Para adicionar el metabisulfito, una vez calculada y pesada la cantidad necesaria, se disuelve en un poquito de mosto sacado de la damajuana y se agrega a la misma. 6) Cubra la boca de la damajuana: lo más aconsejable es cubrir la boca de la damajuana con una tela de gasa. Se encoje este tipo de trama porque, por un lado impide la caída de suciedad e insectos dentro del recipiente y por otro, la porosidad del tejido permitirá la salida de anhídrido carbónico cuando el mosto esté fermentando. 7) Controle la Temperatura: la damajuana conteniendo el mosto, debe colocarse en un lugar tranquilo a una temperatura ambiente que no supere los 20°C. De esta manera, el mosto comenzará naturalmente a fermentar. Cuando el líquido comience a fermentar, Usted observará un burbujeo dentro de la damajuana, habrá un aumento de volumen del mismo y desprendimiento natural de anhídrido carbónico. 8) Deje pasar unos días y observe: a medida que pasan los días, Usted notará que el líquido cada vez burbujea menos. La fermentación alcohólica estará llegando a su fin. Ya no habrá desprendimiento de anhídrido carbónico.Una de las maneras de detectar la presencia de anhídrido carbónico es introduciendo un fósforo encendido por la boca de la damajuana. El anhídrido carbónico desplaza el aire, por ser el gas carbónico más pesado que éste. Si dentro de la damajuana no hay aire pero sí gas carbónico, el fósforo se apaga). Una vez finalizada esta fermentación el mosto se habrá convertido en un excelente vino blanco. 9) Estabilice y limpie el vino blanco obtenido: para lograr este objetivo lo más conveniente es someter al líquido a una disminución de temperatura que ronde los 7°C a 10°C. De esta manera, las impurezas se depositarán en le fondo de la damajuana quedando el vino totalmente limpio. Este proceso se denomina en bodega "defecación". 10) Trasiegue el vino a otra damajuana limpia: se denomina trasiego al paso del líquido de un recipiente con sedimento y otro totalmente limpio. El pasaje se realiza cuidadosamente de tal manera que el sedimento que se encuentra en la primer damajuana queda en el fondo de la misma sin pasar a la segunda. Se puede utilizar una manguerita e ir extrayendo el líquido desde la parte superior a la inferior (haciendo una especie de vacío). 11) Agregue nuevamente metabisulfito de potasio: nuestro vino ya está listo, pero para garantizar la ausencia de cualquier micro - organismo aconsejamos agregar nuevamente metabisulfito en una concentración de 60 a 70 mg/litro antes de llenar las botellas. 12) Si desea puede filtrar: si Usted lo desea y tiene posibilidades de utilizar un filtro de laboratorio u otro parecido puede filtrar el vino antes de llenar las botellas. Aunque este filtrado no es imprescindible para que su vino tenga las cualidades odorantes y gustativas buscadas. 13) Pase el vino blanco a las botellas: cuando llene las botellas hágalo con cuidado. Tápelas con un buen tapón de corcho dejando un pequeña cámara de aire entre en vino y el tapón. 14) Coloque las botellas en posición horizontal hasta el momento de consumirlo: coloque las botellas en esta posición asegurándose que el corcho por fuera permanece totalmente seco y no hay entrada de aire al vino.

Elaboración de Vino Tinto:

1) Escoja la variedad de uva tinta deseada: trate de escoger alguna de las variedades aconsejadas. 2) Calcule la cantidad de uva tinta que necesita: no olvide que si piensa elaborar uvas tintas, éstas tienen un rendimiento mayor que las uvas blancas. Calcule que para obtener un litro de vino tinto, le hacen falta 1200 a 1300 gramos de uva tinta. 3) Realice el estrujado de las uvas: en el caso de las uvas tintas, lo único que será descartado será el raspón (esqueleto) del racimo. Los granos de uva serán prensados. El jugo de uva así obtenido se colocará en una damajuana limpia, a la que se añadirán los demás elementos del grano de uva como son el hollejo y las semillas. 4) Calcule la cantidad de líquido por damajuana: no olvide que en el caso de las uvas tintas, en el jugo de la uva (mosto) se encuentran en suspensión elementos sólidos como las semillas y los hollejos. Todos estos elementos ocuparán lugar, que será cada vez mayor a medida que el líquido entre en fermentación. Por esta razón, le aconsejamos llenar las damajuanas sólo con 7,5 litros si su capacidad es de 10 litros. No olvide que en el caso de uvas tintas la fermentación alcohólica se realizará con mucha mayor rapidez que en las blancas, debido a la presencia de numerosas levaduras vínicas alojadas en el ollejo de la uva. 5) Coloque un antiséptico (metabisulfito de potasio): En el caso de las uvas tintas, la dosis aconsejada de metabisulfito de potasio es de 60 mg / litro. El metabisulfito se disuelve en un poco de mosto y se agrega a la damajuana. 6) Controle la fermentación: A medida que se va produciendo la fermentación alcohólica, hay desprendimiento de gas carbónico. El líquido aparece a simple vista como efervescente, ya que la presencia de anhídrido carbónico provoca esa sensación. (la palabra fermentación proviene del latín "fervere" que significa "hervir"). En el caso de los vinos tintos, el desprendimiento de anhídrido carbónico obligará a los elementos sólidos que se hallan en el mosto (hollejos) a acumularse en la parte superior de la damajuana. Esta acumulación de los hollejos forma una especie de cubierta en la superficie del líquido que en la jerga vinícola se denomina "sombrero". Es muy conveniente romper este sombrero dos o más veces por día, mediante la ayuda de algún elemento plástico o de madera. (no utilice metales). Al romper el sombrero lo que se logra es aumentar la superficie de contacto entre la película u hollejo y el mosto que está fermentando. De esta manera se produce una mayor disolución del color contenido en la película y se logra un desprendimiento de los componentes tánicos que son los que le otorgarán las características visuales, olfativas y gustativas al futuro vino tinto. 7) Controle la temperatura: conviene que el proceso fermentativo se realice a una temperatura moderada, algo superior a la recomendada en la elaboración de vinos blancos. Tratando de no superar los 32°C. 8) Deje pasar unos días y observe: como en el caso de los vinos blancos, Usted podrá ir observando el proceso fermentativo, hasta corroborar que ha finalizado. 9) Trasiegue el líquido puro: una vez terminada la fermentación alcohólica, extraiga el líquido puro, sin el sombrero y páselo a una damajuana limpia. Evite el paso de sustancias sólidas. El vino así obtenido, se denomina "vino de gota". 10) Prense el orujo: el conjunto de los elementos sólidos que conforman el sombrero se denomina "orujo". Es muy importante prensar, de las maneras ya indicadas, este orujo y el líquido que se obtenga, agregarlo a la damajuana que contiene el "vino de gota". Este agregado se realiza no sólo por razones de carácter económico, sino porque este vino de prensa, en muchos casos, contribuye a mejorar la calidad y sapidez de los vinos tintos. 11) Controle la segunda fermentación: la damajuana conteniendo el vino obtenido (de gota y de prensa), se coloca en un lugar fresco, no-frío. En los vinos tintos se desarrollará una segunda fermentación, llamada "fermentación maloláctica" ahora realizada por bacterias lácticas. Esta segunda fermentación se logra en general en forma espontánea y es muy importante para lograr un buen vino tinto. Además, una vez terminada esta fermentación se produce la clarificación espontánea del vino. Como en los demás casos se puede observar el fin de esta fermentación cuando desaparece el desprendimiento de gas. Conserve la damajuana tapada con un tapón de algodón y no olvide de dejar un espacio entre la superficie del líquido y el tapón. 12) Agregue nuevamente metabisulfito antes de pasar el vino a botella: mantenga las dosis aconsejada antes de llenar. 13) Siga el esquema de llenado: En el caso de la mayoría de los vinos tintos, no es imprescindible filtrar antes de llenar las botellas. 14) Coloque las botellas en posición horizontal: tenga la precaución de controlar el buen estado del corcho.
Calcule que por cada 100 kilos de UVA se extraen aproximadamente 65 litros de vino.

 Textos de Vinosdeargentina.com

Volver a Artículos y Temas con información de interés del Vino
Links con Opciones de Google para comprar y vender vinos en Argentina y el mundo

Para encontrar buenos Vinos en Argentina, pasate por MercadoLibre

Recomendados
 

   
Google
 
Web www.lujanargentina.com

Cepajes - Uvas - Vides - Viñedos - Racimos de Uvas - Información sobre vinos - Vinos y Regiones - Fiesta de la Vendimia - Camino del Vino - Mendoza
www.lujanargentina.com